Exploración funcional: pHmetrías, Impedanciometrías

Pertenece a: Estudios funcionales

pH-IMPEDANCIOMETRÍA ESOFÁGICA DE 24 HORAS

El monitoreo de pH-impedanciometría esofágica es considerado la herramienta más sensible para evaluar todos los tipos de reflujo gastroesofágico (ácido, débilmente ácido, no ácido), su composición, extensión proximal y duración.

La impedanciometría es una técnica que mide la resistencia al paso de corriente eléctrica entre 2 electrodos. El aire,  el líquido y la mucosa esofágica tienen características de impedancia únicas, permitiendo discriminar que tipo de material se encuentra entre cada par de electrodos. El aire es muy resistente  al flujo de corriente, por lo tanto, tiene una alta señal de impedancia, mientras que el líquido tiene una baja resistencia al flujo, lo que se traduce en un valor bajo de impedancia. La mucosa esofágica tiene un valor de impedancia intermedio, y por ello sirve como linea basal durante la monitorización (Figura 1).

Usando múltiples segmentos de impedancia se puede determinar la dirección del tránsito del bolo dentro del esófago pudiendo diferenciar  entre un movimiento anterógrado (ej. deglución) y uno retrógrado (ej. reflujo) (Figura 2).

Los catéteres utilizados están formados por una serie de electrodos cilíndricos con 2 cm de separación entre ellos. Cada par de electrodos forma un segmento de mediación de impedancia que corresponden a un canal de registro. El pH se registra con un electrodo de antimonio ubicado entre uno de los segmentos distales de impedancia (Figura 3).

VENTAJAS

Anteriormente el monitoreo de pH-metría de 24 horas era considerado el estudio de referencia para el diagnóstico d Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico (ERGE), pero en la actualidad el método de elección es la pH-impedanciometría de 24 horas, ya que ésta permite distinguir el movimiento anterógrado o retrógrado del bolo (deglución o reflujo), clasificar el reflujo de acuerdo al pH (ácido, débilmente ácido y no ácido o alcalino), detectar la composición (líquido, gas o mixto) y extensión del material refluido (proximal o distal) y, además permite establecer la asociación sintomática.

INDICACIONES

  • Pacientes con síntomas de ERGE que no respondan al tratamiento con IBP (Inhibidor  de bomba de protones: omeprazol o similares)
  • Previo y/o posterior a una cirugía antirreflujo
  • Manifestaciones atípicas de ERGE. Ej: tos crónica, laringitis, asma
  • Eructos frecuenes
  • Síndrome de rumiación

Actualmente las indicaciones de la pH-metría son: pacientes con ERGE que no responden al tratamiento, antes de una cirugía antirreflujo y posterior a la misma si reaparecen los síntomas.

PREPARACIÓN Y PROCEDIMIENTO

  • Ayuno de 4-6 horas
  • Suspender el IBP al menos 7 días antes (excepto en estudios intra-tamiento)
  • Se introduce una sonda por vía nasal, previa colocación de anestésico tópico
  • El paciente se debe haber realizado antes una manometría esofágica para una correcta colocación del catéter, el cual es ubicado a 5 cm por encima  del borde superior del esfinter esofágico inferior. En pediatría se comprueba la posición correcta mediante radioscopía
  • Posteriormente la sonda es conectada a un equipo portátil para iniciar la grabación del estudio (Figura 4).
  • Durante las 24 horas de realización de la prueba los pacientes deben hacer vida normal, comidas habituales (evitando alimentos ácidos, caramelos y bebidas carbonatadas) y debe registrar los eventos de comidas, ciertos cambios de posición y los síntomas que presente mientras dura el monitoreo.
  • Los datos son grabados en una tarjeta de memoria y luego descargados y analizados manualmente mediante un software especializado para desarrollar un informe final.

Figura 4

Dra. Karen Stave

WhatsApp chat